Cuando surge una falla en el camino

Es mucho más fácil que un coche en mal estado sufra una avería, pero no siempre es así. Cualquier vehículo puede presentar una falla en el momento menos esperado, incluso mientras recorre la ciudad. Que al pisar bien sea el acelerador o el freno haga ruidos extraños o que se mueva involuntariamente hacia cualquier parte, es una situación que podría disparar los nervios de cualquiera.

Si este fuera el caso (una falla conduciendo en la ciudad) es más sencillo encontrar ayuda. Al ser un área poblada cualquiera podría detenerse a prestarle un poco de auxilio, desde buscar cuál fue la falla o hasta sencillamente prestarle sus herramientas o el móvil para realizar una llamada. Quizás esta última le parezca extraña si ya usted tiene uno, pero es en estas ocasiones en que todo parece llegar junto, la avería del coche, se le acaba la batería al móvil, y hasta derrama encima suyo el café caliente si lo lleva.

Qué hacer ante este tipo de situaciones

Primero que nada active las luces de emergencia, así los demás conductores sabrán que algo no está bien con su vehículo y tomarán sus precauciones o active las luces de posición, si el incidente ocurre de noche. Si el  coche aun anda trate de orillarse, si por el contrario se ha quedado varado en medio de la vía, es preciso que coloque los triángulos de seguridad.

Para salir del coche recuerde usar el chaleco reflectante, es obligatorio portarlo en casos de emergencia vial. Por ser en plena carretera debe actuar con mucha precaución, debido a que los vehículos llevan altas velocidades, lo que propicia mayores situaciones de riesgo. Al igual que el chaleco, es obligatorio que posea un juego de triángulos de seguridad, de los que necesitará utilizar uno o dos, dependiendo del tipo de carretera en el que se encuentre.

Por ejemplo, si se trata de una carretera doble sentido, debe colocar un triángulo delante y otro detrás del vehículo, a una distancia aproximadamente de 50 metros como mínimo. Si hay algo que pueda interferir con la visibilidad, como un cambio rasante o curva, aumente la distancia en la que coloca los triángulos. Si el problema surge en una autopista, dicho implemento solo sería necesario en la parte trasera, y en la misma distancia indicada especificada antes.

Una vez que salga del inconveniente lleve su coche a un taller, además de reparar la avería sería conveniente que le hagan una revisión completa. Así se asegura que el daño no haya causado otras fallas. Si se ve obligado a deshacerse de él porque ya no tiene reparo, puede consultar en una página como http://www.cochesparadesguace.com/. Allí los compran inundados, con problemas mecánicos, siniestrados o como estén. Ofrecen tasación gratuita, además de otros servicios.