Como se cuidan los frenos del coche

En cualquier vehículo los frenos son esenciales para mantener un buen nivel de seguridad y que tu coche pueda detenerse de forma adecuada. Si necesitas hacer un cambio de frenos, lo mejor será que visites el taller mecánico de www.motortown.es, porque allí encontrarás siempre las mejores opciones para comprar lo que necesites para tu coche.

Pero, es probable que no sepas cómo se cuidan los frenos de tu coche para sacarles el máximo partido a los mismos y evitar un desgaste prematuro. Por este motivo, te he preparado este post que te invito a seguir leyendo y te aseguro que no te vas a arrepentir.

Consejos para cuidar los frenos

El cuidado de los frenos en un vehículo será realmente sencillo, en especial si tienes en cuenta los siguientes puntos clave para hacerlo:

Evita la cristalización

La goma de frenado ejercerá un proceso de fricción sobre el disco de freno con la finalidad de detener tu vehículo. Por este motivo, es fundamental que esté en buen estado y que no vaya a estar cristalizada porque podría producir averías sobre el disco.

Debes asegurarte de conducir con precaución, y utilizar el sistema de frenado con el motor en zonas donde existen muchas bajadas. Esto debido a que se debe evitar el sobrecalentamiento que llevará a un proceso de cristalización de la goma de frenado.

No desgastes demasiado la goma

La goma de frenado no debe desgastarse demasiado, porque esto podría producir fricción entre metales lo que llevará a un desgaste innecesario en tu sistema de frenos. En todo caso, se aconseja que se cambien las pastillas cuando estas aún tengan un 30% de la goma de frenado.

Recuerda que, si dejas que las pastillas pasen por debajo de los 3mm de goma, se podrían producir graves averías en tu sistema de frenos. Esto podría llevar a una reparación muy costosa, por lo que es mejor cambiarlas cuando sea necesario.

Mantenimientos

Es importante estar llevando tu vehículo al taller mecánico porque es la forma de mantener en óptimas condiciones el sistema de frenos. Se aconseja que sea un proceso que se llevará a cabo una vez cada 20.000 kilómetros para evitar fallos en el sistema.

En estos mantenimientos se debe revisar cuidadosamente el nivel del líquido de frenos para que sea el adecuado. Por otra parte, también se debe hacer el ajuste de la distancia de frenado, con la finalidad de que puedas mantener un buen nivel de seguridad en tu coche.