Como revisar los amortiguadores de tu coche

Los amortiguadores son el principal componente de la suspensión de tu vehículo y de su buen estado dependerá la estabilidad que tengas. Para cambiar los amortiguadores al mejor precio te invito a visitar el taller mecánico de aurgi, porque allí encontrarás siempre la mejor relación calidad-precio.

Pero, puede que no sepas si los amortiguadores de tu vehículo están en buen estado o si debes hacer el cambio de inmediato. Por este motivo, te invito a que sigas leyendo atentamente este post para que aprendas a revisarlos de una forma práctica.

Consejos para revisar los amortiguadores

Revisar los amortiguadores de tu vehículo puede resultar realmente sencillo, porque simplemente tendrás que seguir unos consejos prácticos para determinar su estado. Dentro de los principales a tener en cuenta están:

Estado visual

Es importante que revises con detenimiento el aspecto físico de los amortiguadores, y asegurarte de que los amortiguadores no tengan ningún tipo de óxido. También será importante que no tengan fugas de aceite porque esto puede causar problemas en tu vehículo.

Esto es especialmente importante si circulas por vías que tengan un alto contenido de sal, porque se puede causar una oxidación rápida. También debes ver los sitios donde aparcas tu vehículo y si deja manchas en el suelo debes llevarlo de inmediato al taller mecánico.

Estabilidad

La estabilidad de tu vehículo es algo básico a tener en cuenta, en especial porque de esto dependerá que tengas un buen nivel de seguridad en tu vehículo. Si los amortiguadores no ofrecen estabilidad podrías sufrir accidentes en las vías.

Por esto debes observar la línea que se forma entre la defensa del coche y el pavimento a una distancia que puedas ver todo el coche. Si el coche se inclina hacia algún lado debes hacer el cambio de los amortiguadores del tren afectado.

Prueba de rebote

Es vital tener en consideración que la prueba del rebote será algo fundamental que debes hacer para conocer el estado de los amortiguadores. Consiste en ejercer presión sobre la carrocería de tu vehículo y hacer que descienda la suspensión, para luego soltar la presión.

Debes fijarte muy bien en el movimiento que hace el vehículo hasta volver a su posición original. Si regresa a la posición original en un solo movimiento estarán en buen estado, perro si da varios rebotes hasta recuperar su posición, tendrás que hacer el cambio de inmediato de los amortiguadores, porque estarán en mal estado.