LO QUE DEBES SABER PARA UNA CORRECTA INSTALACIÓN DE PLACAS SOLAR

Si te has decidido a instalar placas solares para surtir de agua caliente a tu vivienda, estás de enhorabuena. Porque no solo estas utilizando un combustible limpio y gratuito. Sino que también estás aportando tu granito de arena para luchar contra el cambio climático y el efecto invernadero.

Los materiales utilizados en las placas solares térmicas deben cumplir una serie de condiciones. Pero lo principal es que trasmitan fiabilidad en el manejo, y que la instalación en general cumpla lo exigido en el Reglamento RITE.

Los colectores, que son la parte más sensible de la instalación, deben suministrarse en jaulas de madera, y se almacenarán siempre dejándolos apoyados unos sobre otros, con una inclinación en torno al 70% en un lugar seco y protegido de la intemperie.

Un detalle importante; los colectores solares deben conservarse protegidos de la radiación solar hasta que estén llenos del líquido calor portador. De esa manera evitaremos quemaduras y dilataciones del propio material. El motivo es que el fluido es el que absorbe el calor para llevarlo a los grifos del hogar. Y si no hay líquido, la temperatura de los elementos irá ascendiendo hasta que se generen peligrosas tensiones internas en el material.

No hace falta decir que las obras de la instalación solar deberán ser realizadas por personal cualificado. Durante el montaje del circuito se realizarán unas comprobaciones básicas; como la verificación de que la bomba de circulación está colocada en el sentido correcto de circulación de aguas, que las válvulas anti retorno estén bien ajustadas, y que no haya problemas ni de presión ni de temperatura dentro de las tuberías.

Dentro de la vivienda habrá que instalar un elemento interacumulador, que sirve para calentar el agua al baño maría. Esto es necesario porque el fluido que circula dentro del circuito no se puede consumir. Lleva anticongelante para evitar que el hielo tapone las tuberías.

Por precaución, el acumulador debe mantenerse embalado en posición horizontal o vertical. Y es importante que no pierda su protección, para evitar golpes por su manipulación.

Por cierto, antes de comenzar con la instalación siempre es necesario realizar un replanteo de la misma, indicando sobre el terreno la ubicación de los puntos importantes de la misma, para saber si nos llegan las tuberías y si las dimensiones de los elementos que hemos adquirido son las correctas.

Una vez comprobados todos estos ajustes es fundamental someter a la instalación a otras pruebas en las mismas condiciones en que funcionará una vez cedida al propietario.

La garantía de las placas solares térmicas es como mínimo de tres años. Después el adjudicatario deberá hacerse cargo de las reparaciones. Pero siempre sale rentable. Con el ahorro de no tener que pagar facturas eléctricas, en pocos años recuperas toda la inversión.